Viernes 24 de Mayo de 2024

10.3°

EL TIEMPO EN PARANA

23 de abril de 2024

Qué es la “Puerta del Infierno” y por qué lleva décadas ardiendo

El cráter Darvaza en Turkmenistán, cuyas llamas arden desde hace décadas tras un accidente en épocas soviéticas, es un verdadero enigma. Su existencia plantea interrogantes sobre el impacto ambiental

Qué es la “Puerta del Infierno” y por qué lleva décadas ardiendo/>
Qué es la “Puerta del Infierno” y por qué lleva décadas ardiendo

En el inmenso y misterioso desierto de Karakum, en Turkmenistán, yace un fenómeno que cautivó tanto a científicos como a turistas de todo el mundo. Un cráter llameante, conocido por un apodo que evoca imágenes de mitos antiguos y leyendas oscuras como “Puerta del Infierno”, se convirtió en el centro de intrigantes debates y exploraciones arriesgadas.

El
El Cráter de Darvaza, una atracción turística y un reto para la ciencia (AP Photo/Alexander Vershinin)

Este increíble cráter no solo atrae por su espectacularidad visual, sino también por las complejas cuestiones ambientales y científicas que plantea. A lo largo de los años, fue y sigue siendo objeto de estudios y expediciones que buscan desentrañar los secretos que hay bajo sus ardientes profundidades.

La historia de este cráter está marcada por versiones que mezclan la realidad con la leyenda, donde los relatos de su origen y las razones detrás de su constante combustión varían. Pese a esto, una cosa es cierta: su llama perpetua iluminó no solo el horizonte del desierto sino también el interés global, llevando a una fascinación que trasciende fronteras.

¿Qué es la “Puerta del Infierno”?

Un
Un accidente durante una exploración de gas natural en Turkmenistán enciende una llama que arde por décadas. (Getty Images)

La “Puerta del Infierno”, oficialmente conocida como el cráter Darvaza, es un pozo ardiente situado en el corazón del desierto de Karakum, en Turkmenistán. Este fenómeno singular se originó hace décadas, cuando se cree que ingenieros soviéticos perforando en busca de gas natural causaron un colapso del suelo, formando un enorme cráter.

Para evitar la proliferación de gases nocivos, optaron por incendiar el gas metano liberado, iniciando así un fuego que se mantiene ardiendo sin cesar. Con una apariencia que bien podría recordar a la entrada del inframundo, este sitio capturó la atención de personas alrededor del mundo, convirtiéndose en un peculiar punto de atracción turística.

La
La "Puerta del Infierno" atrae a turistas y científicos con su impresionante espectáculo de llamas. (Getty Images)

Además de ser un espectáculo visual, el cráter Darvaza representa un caso de intersección entre fenómenos naturales e impacto humano en el ambiente. Emite constantemente metano, un potente gas de efecto invernadero, lo cual plantea preocupaciones ambientales.

Sin embargo, la combustión del gas convierte gran parte del metano en dióxido de carbono y vapor de agua, lo que, paradójicamente, reduce su potencial de calentamiento global. Esto generó debates sobre si intentar extinguir las llamas sería beneficioso o contraproducente, dada la dificultad técnica y los riesgos asociados con detener la emanación de gas de manera efectiva.

A lo largo de los años, el cráter actuó como objeto de exploraciones científicas y documentales, destacándose la expedición del explorador George Kourounis quien en 2013, descendió al cráter para tomar muestras y medir su composición. A pesar de los llamados a extinguir el fuego por parte de autoridades turkmenas, preocupadas por los efectos ambientales y el desperdicio de recursos naturales, el cráter de Darvaza sigue ardiendo, manteniendo vivo el debate sobre su futuro.

Por qué nunca se pudo apagar la llama de la “Puerta del infierno”

Entre las razones principales por las que no se pudo apagar la llama está la naturaleza misma del cráter y los desafíos técnicos involucrados en extinguir un fuego de esta índole. La combustión constante del metano requiere una combinación de oxígeno, combustible (metano) y una fuente de calor (las propias llamas), elementos que están presentes de manera abundante y continua en este caso.

Cualquier intento de sofocar el fuego requiere eliminar al menos uno de estos elementos de manera efectiva, tarea que resultó extremadamente complicada en Darvaza.

Exploraciones
Exploraciones y estudios buscan respuestas bajo las llamas del cráter Darvaza. (Getty Images)

Los esfuerzos para extinguir el fuego deben lidiar también con los riesgos de una mayor liberación de metano si los métodos utilizados no son adecuadamente cuidadosos. Existe el peligro de explosiones o de que el gas encuentre nuevas vías de escape hacia la superficie.

Además, las discusiones técnicas sugieren que sin un conocimiento preciso sobre la extensión y el flujo subterráneo del gas, cualquier intervención podría resultar ineficaz o incluso contraproducente. Es por estas razones, junto con la incertidumbre sobre las consecuencias ambientales de extinguir vs. permitir que el fuego continúe, que la “Puerta del Infierno” sigue ardiendo hasta el día de hoy, convirtiéndose en un icónico, aunque inquietante, punto de interés turístico y científico.

¿Qué dijeron los expertos sobre el extraño caso?

Guillermo Rein, científico del fuego en el Imperial College de Londres, advirtió en National Geographic sobre los riesgos asociados con intentar extinguir las llamas de la “Puerta al Infierno”. Rein expresó preocupación por el riesgo de una explosión, subrayando que “puede salir mal”. Además, señaló que, aunque la fuga de metano representa un problema, el hecho de que esté ardiendo puede considerarse favorable desde una perspectiva ambiental ya que la combustión transforma el metano, un potente gas de efecto invernadero, en dióxido de carbono y vapor de agua, los cuales tienen un impacto mucho menor en términos de su potencial de calentamiento global.

El
El impacto medioambiental del cráter Darvaza genera debate entre científicos y ambientalistas. (Getty Images)

Rein también habló sobre las dificultades técnicas para extinguir el fuego y prevenir la fuga de metano, explicando que la única manera efectiva de cerrar la “Puerta al Infierno” sería abordando la fuga en su fuente de metano. Sugirió que para realizar esto efectivamente, se requeriría la experiencia de especialistas de la industria petrolera para localizar la fisura subterránea que emite el gas. Propuso que una vez identificada, podría ser posible sellar la ruptura mediante la inyección de concreto a través de tuberías subterráneas.

Sin embargo, advirtió que sin un trabajo exploratorio cuidadoso, cualquier intento de intervención podría resultar inútil o, peor aún, desencadenar una explosión peligrosa debido a una chispa indebida o un accidente de perforación.

Mark Ireland, geocientífico de energía de la Universidad de Newcastle, también comentó en NatGeo sobre la naturaleza del Cráter de Darvaza, señalando que su existencia no debería ser sorprendente. Explicó que el cráter se encuentra sobre la Cuenca de Amu-Darya, una formación geológica que contiene una gran cantidad de petróleo y gas natural, principalmente metano.

Expertos
Expertos discuten los desafíos y riesgos de extinguir el fuego del cráter. (Getty Images)

Este metano, dijo, a menudo se escapa a través de la corteza terrestre y, si se enciende, arderá hasta que se elimine el combustible, la fuente de calor o el aire rico en oxígeno. Ireland indicó que, generalmente, el metano de esta región es aprovechado por la industria petrolera, o se filtra al exterior, muchas veces sin ser detectado, ya sea sobre el terreno o bajo el agua.

Destacó que el hecho de que el Cráter de Darvaza haya estado ardiendo sin atención durante décadas es peculiar y probablemente comenzó como un accidente industrial de la era de la Guerra Fría. Además, expresó precaución respecto a la idea de “solo ponerle una tapa” al cráter para extinguir el fuego, advirtiendo que el metano simplemente encontraría otras rutas hacia la superficie, agregando otra fuente de fuga de metano al lamentable recuento del país.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!