Sábado 18 de Septiembre de 2021

23.8°

Despejado

5 de agosto de 2021

Pronostican más calor, menos lluvias y nieve para los próximos tres meses sobre Cuyo y la Patagonia

La intensa sequía en varias regiones produce diversos impactos en sectores de la actividad productiva y preocupa a expertos y autoridades. 

El SMN señaló que varias regiones argentinas sufren las consecuencias de una intensa sequía.El SMN señaló que varias regiones argentinas sufren las consecuencias de una intensa sequía.
Temperaturas más cálidas que la media, pocas lluvias y falta de nieve podrían afectar durante los próximos tres meses a las regiones argentinas de Cuyo y la Patagonia, según el pronóstico difundido este jueves por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El reporte advirtió sobre la mayor probabilidad de que la precipitación sea normal o inferior a lo normal en casi toda la región de interés; mientras que la excepción sería sobre el sur de la Patagonia, donde hay mayor probabilidad de ocurrencia dentro de los rangos normales.

En cuanto a las temperaturas, se puede esperar un trimestre más cálido que lo normal en Cuyo y el sur y este de Patagonia. En el oeste patagónico, temperaturas normales o superiores a lo normales con igual probabilidad de ocurrencia.

El SMN señaló que varias regiones de la Argentina sufren las consecuencias de una prolongada e intensa sequía, que como ya se observó, produce diversos impactos en sectores de la actividad productiva y preocupa a expertos y autoridades; la situación se perfila compleja y en el horizonte las noticias no son alentadoras.



En medio de la histórica bajante del río Paraná en el Litoral, la región de Cuyo y Patagonia también se encuentran bajo los efectos adversos de la sequía, con un déficit considerable de lluvia y nieve que se extiende incluso a sectores cordilleranos; las estadísticas reflejan la situación y los pronósticos a largo plazo no describen grandes cambios.

Durante el último trimestre, que corresponde a mayo, junio y julio, se intensificó el déficit de precipitaciones en todo el sur y oeste de la Patagonia, y se amplió también a la cordillera de Cuyo; los acumulados de precipitación estuvieron muy por debajo respecto a los valores normales para la época, alcanzando 200 mm por debajo del promedio climatológico (1981-2010).

Las zonas cordilleranas de estas regiones del país suelen tener su máximo de lluvias en esta época del año, pero actualmente estamos ante un panorama completamente inverso; en consecuencia, se presenta una situación de sequía.

El déficit de precipitaciones también se refleja en la falta de nieve durante el trimestre mayo-junio-julio 2021 en la Patagonia y Cuyo (incluido el cordón cordillerano), la cual puede observarse por medio de imágenes satelitales si se compara con el mismo trimestre pero del año 2020.

Las zonas cordilleranas de estas regiones del país suelen tener su máximo de lluvias en esta época del año, pero actualmente se presenta una situación de sequía



De acuerdo a las estimaciones calculadas de la extensión de la superficie cubierta por nieve entre mayo y julio para el período 2000-2021, la cordillera correspondiente a Cuyo y la Patagonia Norte y Sur en el 2021 presentaron valores inferiores a los normales.

En Cuyo, la cordillera central presenta la superficie cubierta por nieve más baja desde el 2000, y considerando los valores normales, es el cuarto año consecutivo también por debajo de dichos valores.

En la Patagonia, el sector Norte presenta también los valores más bajos desde el 2000, situación completamente opuesta al 2020, la cual presentaba una máxima extensión del fenómeno en la región; en cuanto a los valores normales, no se registraba inferior al promedio desde 2015, mientras que en el sector Sur, el trimestre mencionado es el segundo más bajo desde el 2000, sólo superado por el mismo trimestre del 2015.

Varias ciudades patagónicas y cuyanas presentaron una baja frecuencia (cantidad) de días con nieve entre marzo y julio, destacándose, por ejemplo, Bariloche y Esquel con 10 a 11 días menos respecto a los valores normales (periodo marzo-julio 1981-2010).

Sobre toda la región domina un patrón de circulación atmosférica que disminuyó la frecuencia de avances de frentes fríos, con sistemas de altas presiones que impiden la formación de precipitaciones y favorecen temperaturas más cálidas que lo normal.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!