Domingo 12 de Julio de 2020

  • 11.7º
  • Algunas nubes
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

2 de abril de 2019

Revelan cómo murió la joven hallada desnuda y sin cuero cabelludo en pastizal

María Luján Bravo, de 22 años, fue encontrada sin vida en un descampado en la localidad bonaerense de Virreyes. La autopsia develó detalles de su muerte.

La joven de 22 años que el jueves último fue hallada muerta en un descampado de la localidad bonaerense de

Virreyes

, en el partido de

San Fernando

, murió de una insuficiencia cardíaca probablemente asociada al consumo de drogas, y apareció desnuda y sin cabello porque durante la prolongada agonía que tuvo fue atacada por perros.

El cadáver de Bravo fue hallado alrededor de las 9.50 del jueves pasado en la calle Málaga y Malvinas Argentinas de

Virreyes

, partido de

San Fernando

, en el norte del conurbano. La víctima, quien vivía en situación de calle, apareció desnuda, junto a una colcha de colores, con las ropas desgarradas alrededor suyo y tenía arrancado el cabello casi por completo.

Los forenses que practicaron la autopsia de María Luján Bravo (22) le informaron en las últimas horas al fiscal de la causa, José Ignacio Amallo, que no se trató de un homicidio sino que la causa de la muerte fue una falla cardíaca que posiblemente esté vinculada al consumo de estupefacientes. "Sabemos que la chica vivía en situación de calle con graves problemas de adicciones a varias drogas, entre ellas, pasta base", informó una fuente judicial a Télam.

Los médicos de la Policía Científica de San Isidro también le indicaron al fiscal que la víctima tuvo una prolongada agonía que pudo llegar a unas seis horas y que fue en ese período cuando, aún moribunda, sufrió el ataque de perros, razón por la cual no tenía cabellos y estaba desnuda.

Otra muerte sospechosa

Bravo había sido mencionada como sospechosa en otra muerte dudosa que había ocurrido el día anterior y también estaba siendo investigada por el fiscal Amallo, la de un hombre al que solía frecuentar y con quien compartía hábitos de consumo, Francisco Sánchez (56).

La familia de Sánchez le había dicho a los investigadores que investigaran si Bravo no lo había envenenado o suministrado algo que le ocasionó la muerte.

Los forenses también realizaron la autopsia de Sánchez y, en este caso, también se determinó que no se trató de una muerte violenta, sino que el hombre primero sufrió una descompensación, probablemente producto del consumo de drogas, y luego murió de un broncoespasmo.

"Ahora vamos a esperar los resultados toxicológicos en ambos casos porque la principal sospecha que tenemos es que consumieron algo que les hizo muy mal y los llevó a la muerte", comentó uno de los investigadores.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »