Miércoles 26 de Febrero de 2020

  • 15.5º
  • Soleado

26 de octubre de 2018

Drogan con burundanga a anciana y le desvalijan la casa

Una mujer de 75 años fue interceptada cuando iba al oftalmólogo en el barrio porteño de Belgrano. La llevaron hasta su vivienda y le robaron todo. La jubilada ni se acuerda de la situación. ¡Más detalles en la nota!

La modalidad de los

robo

s mediante el uso de la burundanga, más conocida como la droga que "anula la voluntad", ya no es una novedad.

La última víctima fue una mujer de 75 años, a la que interceptaron el lunes cuando iba a una consulta oftalmológica en el barrio de

Belgrano

. La drogaron, la llevaron hasta su casa y la desvalijaron.

La familia de la víctima se desesperaba por contactarla, después de descubrir que nunca había llegado al turno que tenía con el médico. La encontraron en su propia casa, pero la escena era aterradora.

"Estaba sentada en un sillón. No podía hablar, balbuceaba", contó a la prensa su yerno, Mario Boskis, y añadió: "La casa estaba dada vuelta, totalmente destrozada".

Tres días después, la mujer sigue internada. Su familia asegura que "en ningún momento supo que había sido asaltada".

Con el paso de las horas, lograron por lo menos empezar a reconstruir cómo fue el ataque. El hombre sostuvo que una pareja se le acercó en la calle. "Le elogiaron la piel y le tocaron la cara", detalló.

Ese, creen, pudo haber sido el primer contacto con la droga. Después, se subieron con ella a un auto y la llevaron a su casa. La víctima nunca se negó.

"Los hizo pasar y ellos hasta se sentaron a tomar un café", siguió el relato. Esa fue la segunda oportunidad que tuvieron los ladrones para drogarla. Entonces, dieron el golpe final.

"Le pidieron que les mostrara el dinero", indicó. Se llevaron todo lo que pudieron y escaparon.

Si bien la burundanga es una droga que no deja rastros que se puedan detectar a través de los exámenes toxicológicos, la policía aseguró que fue un clásico

robo

con esa droga.

La burundanga, también llamada escopolamina, resultó ser la sustancia psicotrópica perfecta para los agresores, pues provoca un automatismo en el cerebro de la víctima causando un estado de sumisión ante cualquier orden.

De este modo, algunos delincuentes y agresores sexuales suministran el fármaco a la persona que desean robar, violar o incluso asesinar. Una vez consumido, la víctima queda totalmente desprotegida, según explican los especialistas en diversas páginas web.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »