Miércoles 27 de Mayo de 2020

  • 9.3º
  • Soleado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

15 de octubre de 2018

Hermanos se reencontraron después de 70 años

Anselmo Carmona, de 85 y Mercedes, de 93, fueron separados en Chile cuando eran muy jóvenes y nunca más se habían visto. 

El destino a veces nos regala historias dignos de emoción y reconocimiento. Esta vez, el protagonista es Anselmo Carmona, un hombre de 85 años, que recibió la mejor noticia de su vida cuando ya se había dado por vencido. Este abuelo, que se maneja en silla de ruedas, debido a un accidente cerebro vascular (ACV), nunca imaginó que su hermana Mercedes, de 93 años, lo estaba buscando desde mucho tiempo y, gracias a las nuevas tecnologías y a la ayuda de cientos de personas, lo encontró.

"Deseaba encontrar a mi tío, pero más aún ayudar a mi mamá a cumplir el sueño de encontrarlo. Se alejaron cuando eran dos adolescentes, y hoy se reencontraron con 93 y 85 años", contó José, sobrino de Anselmo, quien encaró la búsqueda que concluyó en

Bahía Blanca

, en el Hogar Don Orione, donde supieron albergarlo cuando apareció solo, enfermo y sin recursos.

Los hermanos nacieron en Chile, y su madre murió en el parto de su hermana más chica. En ese momento, fueron separados y cada uno se radicó en distintas zonas del país vecino. Es así que Anselmo se crió Rapel, al norte de Chile, donde una mujer lo maltrataba y castigaba a diario.

Una vez adolescente, el joven Anselmo se escapó y migró hacia Argentina, donde trabajó en Mendoza, San Juan, Neuquén y Río Negro, para luego asentarse en

Bahía Blanca

. Mientras tanto, su hermana siempre intuyó que Anselmo estaba vivo, por lo que emprendió una búsqueda junto a su hijo para dar con él.

"Después de mucha investigación, me llegó una notificación dándome datos certeros de mi tío, con el domicilio y su situación actual", recordó José. Mercedes cumplió años el 8 de octubre, y su hijo eligió esa fecha para notificarle el hallazgo. "Para mí todo esto fue mágico. En su cumpleaños le dije que estaba vivo, que iría a buscarlo, que nunca es tarde", agregó José.

El Hogar Don Orione alojó al anciano en su peor momento, cuando venía de dormir meses en la calle y tras el ACV que lo dejó al borde de la muerte. El lugar organizó un almuerzo un almuerzo para despedirlo, del cual participaron los residentes, voluntarios y religiosos de la congregación.

"Apenas le comuniqué que había venido a buscarlo, colocó sus escasas pertenencias en una valija. Estuvo listo para volar a Santiago desde el minuto uno. Nos sentimos profundamente felices y emocionados", relató José. Si bien Anselmo vivió toda su vida alejado de su hermana, sostiene que "el corazón y la cabeza tienen memoria".

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »